martes, 16 de febrero de 2010

De nuevo, el mes de febrero nos juega una mala pasada
Decenas de perros entran cada semana, llenan las perreras y nos obligan a desear que no entren más, que se queden en la calle, porque si no dejan de entrar, nos toca a nosotros hacer el sitio. Llevamos muchos años gestionando la perrera, cada año se eutanasian menos, salvamos más... 
Pero sin ayuda, sin más adopciones, y con este ritmo de abandonos de locos... ¿qué podemos hacer?
No hay sitio, no hay dinero, pero gente sin escrúpulos, cada año más



2 comentarios:

SERGIO,AMAIA Y HUGO dijo...

Y mientras las "Autoridades competentes" no tomen medidas serias, pero que se cumplan, ésto no tiene pinta de terminar. Por eso es importante no cejar en nuestro empeño, porque hace falta más que nunca que sigamos ahí, al pie del cañón, aunque a veces cueste tanto y nos pasemos el día "matando"(entiéndase el término por favor) perros para hacerle hueco a los nuevos. Su recuperación espectacular y el amor incondicional que llegan a darnos no está pagado con nada, aunque muchas veces deseemos que no aparezcan más. En eso estoy con vosotras.

CECI dijo...

Lo peor de todo esto es la ignorancia de la gente, su poco interés por ver lo que ocurre y su falta de razón al no querer comprender que esto es una problematica grave! que implica vidas. Como bien habeis dicho, ante esta falta total de educación la primera medida que habría que tomar es que esas "autoridades" fueran realmente "competentes".