miércoles, 25 de noviembre de 2009

LA CASA RECREADA en Cáceres organiza la primera “quedada” de perros en un espacio público cerrado bajo el nombre de “PERRADA”. 

 LA CASA RECREADA en Cáceres será el Viernes 27 de Noviembre LA CASA PERRA
El fin de esta quedada es llamar la atención y protestar contra el cada vez mayor número de prohibiciones de entrada de perros en espacios públicos, y de paso también denunciar el abandono y el maltrato de estos animales de compañía.

Para ello LA CASA RECREADA convoca una “PERRADA” (quedada de perros), el próximo viernes día 27 de Noviembre a partir de las 18:00 horas. Además habrá una exposición sobre perros en la que diferentes artistas darán su visión particular sobre el mundo de los canes. Y por últimos se elaborará un decálogo sobre  perros y espacios públicos que se enviará a medios de comunicación y autoridades competentes.
 Todo el que lo desee podrá llevar su perro a esta casa situada en la primera planta del número 1 de la Calle Pizarro de Cáceres. Allí nos juntaremos todos los amantes y dueños de los perros para expresar nuestra preocupación por las dificultades que tenemos para poder entrar con nuestras mascotas a espacios públicos. Cada vez son más las prohibiciones y cada vez son más los carteles de “prohibido perros” en todo tipo de espacios, llegándose a ver indicaciones de este tipo incluso de parques públicos.
LOS PERROS SE COMPORTAN EN UN LUGAR PÚBLICO TAL Y COMO SE COMPORTA SU AMO.
LOS PERROS NECESITAN SOCIABILIZARSE
Con esta “perrada” queremos reivindicar nuestro derecho a ir con nuestros perros a estos espacios, respetando en todo momento las normas establecidas como la de ir atados. Hay que recordar que la responsabilidad de las malas actuaciones de estos animales corresponde a los dueños y no a estos. Ellos  que son los que más respetan y acatan las indicaciones de sus amos. También deseamos dejar constancia de nuestro total respeto y entendimiento hacia las personas que no les gustan estos animales y dejar claro que somos mayoría los que recogemos los excrementos de nuestros perros y rechazamos de plano la generalización de que todos somos iguales. 
  Pedimos al resto de la sociedad que entienda que necesitamos sacar nuestros perros a la calle y otros espacios públicos. A un perro no se le puede tener encerrado por mucho campo que tenga, necesita relacionarse con personas, perros, ruidos y olores para que no se vuelvan asustadizos, miedosos, o ansiosos. NECESITAN SALIR DE DONDE VIVEN, OLER COSAS DIFERENTES, VER COSAS DIFERENTES, SER ACARICIADOS POR HUMANOS; EN SUMA SOCIABILIZARSE.

LAS PERSONAS QUE TIENE PERROS SON MÁS FELICES Y VIVEN MÁS.
Richard Wiseman, prestigioso científico y psicólogo inglés, defensor apasionado de la ciencia y profesor de investigación en la Universidad de Hertfordshire, ha demostrado que las personas que tiene perros son más felices y viven más.
Hay muchos estudios en los que se forman dos grupos de personas y a uno de los grupos se les da un perro para cuidar. Resulta que, cuando tienen el perro, son mucho más felices. Esto se explica, entre otras cosas, porque uno de los factores que más promueven la felicidad es pasar tiempo con los demás. Y si caminas por la calle solo, probablemente nadie te hable, mientras que si vas con un perro, en especial si es chiquitín y con pinta amigable, la gente se parará a acariciarlo y hablará contigo. Es uno de los principales motivos por los que los perros promueven la felicidad: porque facilitan el contacto con los demás.

LA CONVIVENCIA DE NIÑOS Y PERROS ES EXTRAORDINARIAMENTE BENEFICIOSA PARA SU EDUCACIÓN Y DESARROLLO COMO PERSONAS

Hay numerosos estudios de psicopedagogía realizados en escuelas infantiles y colegios, que demuestran que los niños que son más despiertos, espontáneos, creativos y participativos, conviven en su mayoría con perros. Por ello los niños que han vivido toda su vida o gran parte de ella con animales serán más autosuficientes, sociables, sensibles, disciplinados, tienen un mayor sentido de la responsabilidad, a la vez que desarrollan un carácter más abierto y receptivo, y una mayor autoestima como consecuencia de su relación con su animal de compañía.