jueves, 24 de septiembre de 2009

Caballos muertos, el pan nuestro de cada día

Esto ocurre en Cáceres desde hace meses
Por si no lo distinguen bien, lo acercamos:
Caballos en los huesos, caballos muertos, en una parcela del Polígono Ganadero de Cáceres, caballos denunciados en muchas ocasiones por campar a sus anchas por terrenos municipales, pero que nadie comprueba como viven, si beben , si comen, si tienen atenciones veterinarias...
Pero aquí se permite todo. Esto es Extremadura
En el Polígono Ganadero hay perreras ilegales, cientos de parcelas con animales MALVIVIENDO toda su vida. ¿Quien es responsable? ¿Quien debe velar por el cumplimiento de las normativas?
¿A qué esperan? A verlos muertos, hinchados, pudriéndose, mientras todas las aguas fecales de ese citado Polígono vierten ilegalmente, sin importar ni el medio ambiente, ni la vida de los miles de animales que allí viven...
Repetimos: a veces dan ganas de mudarse, porque esto es Extremadura.


sábado, 19 de septiembre de 2009

ADOPTAR, mejor que comprar

un pequeño jovencito cariñoso y sociable

Un precioso gato negro adulto que está pasándolo muy mal en la gatera, ya que vivía en una casa
un encantador cachorrón de mastín, cariñoso y juguetón

Y los que solo quieren llenarse los bolsillos, crían y crían camadas sin control, compran y venden, comercian como si fuera carne de ternera, pero, y qué hay de los 150.000 abandonados cada año? No tienen sentimientos? Deben morir? Parece que hay quien piensa que sí...

lunes, 14 de septiembre de 2009

Belcebu, dalmata joven macho

Fue adoptado, lo quieren devolver por "causas de alergia"... sin comentarios
URGENTE, no hay sitio en la protectora
Tiene chip, está castrado y vacunado
protectoracaceres@gmail.com

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Adopta un mastin, su lealtad compensa su tamaño


NO QUEREMOS MASTINES EN FINCAS, EN CAMPOS, ATADOS A CADENAS, OLVIDADOS
QUEREMOS VERLES FELICES EN CASA CON SUS DUEÑOS, O EN EL JARDIN, PERO VIENDO CADA DIA LA MANO AMIGA QUE LE SAQUE DE PASEO, QUIEN LE DA DE COMER, QUIEN LE DE UNA CARICIA