sábado, 25 de octubre de 2008

Perras en mal estado,
usadas para parir, usadas para cazar, como estas dos. La boxer, vieja y en los huesos
La podenca con el cuello torcido por una luxación en las vertebras quizás una patada, una paliza...

Esta otra pequeña, sin dientes, jubilada a la fuerza condenada al abandono, no hay muerte digna, no hay vejez digna para los perros... A veces tampoco para los humanos, pero eso no es razón para permitir tales comportamientos.

2 comentarios:

Fiore y Jata dijo...

Ojalá tengan suerte estas dos chicas...y todos los demás bombones que teneis alli.

Ya sabes que admiro muchisimo la labor que haceis y lo superbien que teneis la prote.

Un besazo desde Pela,
Maria José

M. M. dijo...

Resultan vergonzosos e indignantes los argumentos contra las protectoras de animales o las iniciativas que promueven un trato digno a los mismos, basándose en la idea de que más nos valdría a todos dedicarnos a socorrer y ayudar a seres humanos que se encuentran en situación de abandono o indigencia. Una sociedad culta y civilizada lo es cuando cuida y promueve la dignidad en todos los ámbitos. Somos responsable de aquello que domesticamos, decia Saint- Exupery. Somos también seres inteligentes y sensibles (¿o no?).
Un saludo y ánimo.